Saltar al contenido

Exclusiva NbaReligion: entrevista con Lele Adani

Exclusiva NbaReligion: entrevista con Lele Adani

Sus comentarios son un homenaje al arte de la oratoria que en la antigua Grecia se consideraba la m√°s noble de las virtudes. Su an√°lisis posterior al partido, una radiograf√≠a impecable de lo que el campo ha expresado. Detr√°s de la fachada, mucho trabajo, mucho amor por el deporte y, sobre todo, por el conocimiento. Lele Adani fue un muy buen defensor, pero es del comentarista que se ha convertido en un campe√≥n absoluto. Honesto, franco, preparado. Incluso un poco pol√≠ticamente incorrecto. Simplemente el mejor narrador deportivo en Italia hoy. Nosotros en NbaReligion.com lo hemos contactado por tel√©fono para hablar sobre la NBA, pero no solo. Porque el f√ļtbol es su vida, pero el baloncesto (junto con las mujeres) es su mayor pasi√≥n. Buena lectura

Todos te conocemos como un amante carnal del f√ļtbol, ‚Äč‚Äčpero tu pasi√≥n por el baloncesto, especialmente por la NBA, ¬Ņc√≥mo naci√≥?

Nació gracias a la legendaria rivalidad entre los Boston Celtics y Los Angeles Lakers, contada por la inconfundible voz de Dan Peterson. Recuerdo haber esperado estos juegos, con temor. Ver a esos grandes campeones desafiarse mutuamente me causó emociones que llegaron a mi corazón. Sentí una atracción magnética. Esas noches frente al televisor, admirando esos desafíos, me enamoré del deporte.

Una curiosa pasi√≥n por aquellos que, como t√ļ, son admiradores absolutos del f√ļtbol sudamericano; el f√ļtbol m√°s apasionado y aut√©ntico, donde se deja mucho espacio a la creatividad en lugar de a las t√°cticas de nuestra casa y casi completamente ajeno a los conceptos comerciales que dominan el baloncesto Made in USA: ¬Ņc√≥mo lo explicas?

Muy simple, a pesar de ser mundos casi paralelos, especialmente en t√©rminos de negocios, el f√ļtbol sudamericano y la NBA tienen un denominador com√ļn: talento y desaf√≠o. D√©jame explicarte mejor. En Am√©rica del Sur, el f√ļtbol es visto como un desaf√≠o en el que intentas superar a tu oponente para demostrar que eres m√°s fuerte. Lo mismo sucede en la NBA. Ciertamente, de una manera m√°s anal√≠tica, pero el instinto primordial del jugador sale a la luz. El juego del campe√≥n que resuelve el juego me emociona y une mis dos pasiones.

Pasemos ahora a los acontecimientos actuales. Seg√ļn muchos serbios, son "los brasile√Īos de los Balcanes" en el sentido de artistas. No es serbio de nacimiento, incluso si el origen es ese, pero Luka Doncic est√° conquistando el centro de atenci√≥n gracias al sonido de actuaciones sensacionales. ¬ŅPodr√≠a convertirse en el europeo m√°s fuerte de la historia?

Creo que a√ļn es demasiado pronto para decirlo, pero las suposiciones parecen estar ah√≠. Una mezcla de clase y elegancia sensacional. Verlo jugar produce emociones. Es magia Adem√°s, una vez que alcanzo ese nivel, el mayor honor est√° representado, en mi opini√≥n, por la percepci√≥n que otros fen√≥menos tienen de ti. Aqu√≠, solo piense en lo que LeBron James dijo sobre √©l, que es un hombre que no habla al azar, para definir a Doncic.

En su an√°lisis posterior al juego, siempre repite el concepto seg√ļn el cual las ideas y no los esquemas hacen que un entrenador sea excelente y, en consecuencia, un equipo. A partir de esto, conociendo tambi√©n tu veneraci√≥n por El Loco, ¬Ņqui√©n es el Bielsa de la NBA?

Esto es dif√≠cil, porque Bielsa es √ļnica. Me resulta dif√≠cil encontrar un nombre, entre los entrenadores de la NBA, que pueda rastrear al 100% el perfil del entrenador argentino, tambi√©n porque honestamente no conozco a los entrenadores demasiado a fondo. Sin embargo, creo que no me equivoco al hacerte llamar Popovich. Al igual que en Bielsa, tambi√©n en el entrenador de los Spurs existe esta gran apertura a lo nuevo, esta gran empat√≠a que crea con los jugadores, esta gran capacidad de exaltar a un solo dentro de un sistema.

11 de marzo de 2019: durante el Utah Jazz-Oklahoma City Thunder, un fan√°tico del Jazz dirige insultos racistas a Russell Westbrook, en particular los gritos de "arrodillarse como sol√≠a hacerlo": 24 horas despu√©s, la franquicia con un anuncio oficial le proh√≠be vida de tu propia arena. El 25 de abril de 2014, se public√≥ una grabaci√≥n entre el ex presidente de los Clippers, Donald Sterling, y su compa√Īero, donde el acaudalado empresario le ordena a la mujer que no quiera a los afroamericanos en las primeras filas durante los partidos de su equipo: 4 d√≠as despu√©s de Sterling es expulsado de la nba, multado con 2.5 millones de d√≥lares y obligado a vender la franquicia. Todo este pre√°mbulo para llegar a los vergonzosos episodios que ocurrieron en Verona-Brescia y a la pregunta que surge espont√°neamente: ¬Ņcu√°ndo y si nosotros tambi√©n alcanzaremos los niveles de cultura deportiva que hemos alcanzado en el extranjero?

En mi opini√≥n, solo hay una posibilidad para alcanzar los niveles de cultura deportiva que tiene en Estados Unidos y tambi√©n agrego en Inglaterra en la Premier League. Esta posibilidad no est√° vinculada al "cu√°ndo" sino al "c√≥mo" favorecer una cultura deportiva digna de ese nombre, porque hoy somos indecentes, aquellos que ocupan puestos prominentes est√°n listos para perder. Perdernos econ√≥micamente, perdernos en t√©rminos de consenso pol√≠tico y en t√©rminos de seguidores. Ya no puede haber medias tintas. Quienes tienen el poder para hacerlo deben estar dispuestos a perder incluso en primera persona, de lo contrario, seguir√°n existiendo manifestaciones de solidaridad que son hermosas solo en apariencia pero no incisivas en la pr√°ctica. Y el problema no solo est√° relacionado con el f√ļtbol. El problema del racismo se siente en la vida cotidiana, en las escuelas, en el metro, en los bares y es urgente hacer algo verdaderamente concreto.

En la apertura dijiste cómo te enamoraste de la NBA y ahora te pregunto cuáles fueron los jugadores que te entusiasmaron y cuáles son los que te entusiasman ahora.

Los √≠dolos de la infancia fueron sin duda Kareem y Magic. Al llegar a la actualidad, no puedo dejar de mencionar a Gin√≥bili. Una mezcla de clase, deseo de ganar y un liderazgo casi m√≠stico e inalcanzable. Pero debo decir que incluso la perseverancia y la √©tica del trabajo de Ray Allen me dejaron con algo, al igual que los primeros a√Īos de Wade en Miami.

Comenzamos a hablar de Sudam√©rica y Argentina y con Argentina, esta vez de baloncesto, terminamos nuestra conversaci√≥n. Me imagino que has seguido las haza√Īas del Flaco Luisito Scola hasta la √ļltima Copa del Mundo: una reflexi√≥n sobre lo que, en mi opini√≥n, fue una gran historia del deporte para transmitir a la posteridad.

Era la esencia del deporte. Porque el deporte da esto. Da historias aparentemente imposibles que luego se vuelven posibles. Scola es un jugador que va m√°s all√° del baloncesto, es el depositario de algo superior que se transmite a trav√©s de la pelota segmentada. Pero hay una cosa que esta historia nos ense√Īa. La parte √©pica de la historia es cierta, pero estoy convencido de que los argentinos, porque conozco a varios de ellos, siempre han cre√≠do en su talento. Porque, como dijo Gin√≥bili, "Juego y no huevos", es decir, no es suficiente para poner la arena, necesitas el juego, el talento. Debes saber c√≥mo enfrentar una apariencia imposible conociendo los l√≠mites del adversario y con la fuerza de las ideas. El verdadero logro de Argentina fue demostrar que, a pesar de todo, ten√≠an valores en t√©rminos de alto talento.

En nombre de todo el personal editorial de NbaReligion.com, un cordial agradecimiento a Daniele por la amabilidad y la gran disponibilidad que nos brindó.