Saltar al contenido

Kevin Garnett recuerda a Yao Ming, Dirk Nowitzki ajust谩ndose a la NBA

Hornets, Miles Bridges

El futuro delantero del Sal贸n de la Fama, Kevin Garnett, fue uno de los jugadores m谩s imponentes f铆sicamente en la NBA, y sab铆a m谩s que nadie lo dif铆cil que ser铆a la liga para los hombres grandes que no crecieron jugando al aro estadounidense. Es por eso que est谩 tan impresionado con Yao Ming y Dirk Nowitzki por poder manejar bien el aspecto f铆sico de la liga.

Matt Barnes y Stephen Jackson hablaron con el ex campe贸n de la NBA por su Todo el humo podcast y se le pregunt贸 acerca de c贸mo los grandes hombres internacionales se est谩n acostumbrando a la fisicalidad del juego. Si bien no todos pueden hacer el cambio con 茅xito, se帽al贸 que Yao, Nowitzki y Pau Gasol fueron algunos de los grandes destacados que prosperaron durante el juego f铆sico de la d茅cada de 2000.

LA Times Sports comparti贸 un fragmento del podcast, y Kevin Garnett no pudo dejar de cantar alabanzas sobre sus compa帽eros.

Yao fue visto por primera vez como un joven flaco que podr铆a haber sido empujado por algunos de los grandes centros de la liga. Sin embargo, demostr贸 que puede prosperar en el duro clima de la NBA. Las lesiones, desafortunadamente, acortaron su carrera en el Sal贸n de la Fama, pero ha mostrado una presencia posterior que solo unos pocos en la liga pueden contener.

Mientras tanto, Nowitzki y Pau Gasol tambi茅n ayudaron a marcar el comienzo de la era actual de disparar y pasar hombres grandes. Nowitzki era el tramo moderno grande antes de que el concepto fuera incluso convencional, y su talento lo ayud贸 a ganar su 煤nico campeonato de la NBA del Heat. Mientras tanto, Gasol fue un gran jugador vers谩til que permiti贸 a Kobe Bryant ser el mejor jugador que puede estar en la cancha.

Garnett tambi茅n fue pionero en cierto sentido, pero es el primero en admitir que lo que hicieron los tres bajo las circunstancias en que se encontraban fue admirable. Ayudaron a los grandes modernos a explorar qu茅 m谩s pod铆an hacer en la cancha.

Avispones, Miles Bridges