Saltar al contenido

Un monta̱̩s en Georgia РSuperBasket

Un montañés en Georgia - SuperBasket

Mi relación con la NBA no siempre ha sido fácil: fascinada en los años 80 por los comentarios de Dan Peterson y sobre todo de los desafíos estelares entre los Celtics de Larry Bird y los Lakers de Magic Johnson, Vi que mi pasión disminuía por falta de estímulos … demasiadas dificultades para acceder a imágenes y noticias del extranjero, al menos hasta los albores del nuevo milenio, cuando Internet permitió incluso a aquellos que no tenían el espíritu del héroe Indiana Jones para acceder fácilmente al campeonato más hermoso del mundo. Los videojuegos también han contribuido a reavivar el fuego antiguo, en particular la saga de los diversos NBA Live: el primero fue 2002, lo recuerdo muy bien. El 2004, que tengo aquí antes, muestra en la portada la imagen de un atleta con una piel brillante, en medio del esfuerzo competitivo: boca abierta, jersey blanco con la escritura roja "Raptors": es Vince Carter, en ese momento casi veterano, veintiocho, en vísperas del séptimo torneo profesional, una temporada que lo habría visto ir "corriendo" de Toronto a los New Jersey Nets y, de paso, participar en el sexto juego All Star de 8 en total. Dieciséis años son una vida y tiene cierto efecto saber que ese chico que se aplastó imperiosamente en el campo y en un juego de consola que ahora es más que obsoleto, todavía sella la etiqueta un día sí y uno entre el parquet de la NBA.

Si porque "Vinsanity", quien firmó en septiembre de 2019 para un último "tiovivo" con los Atlanta Hawks y que cumplirá 43 años el 26 de enero, se ha convertido en el primer jugador en la historia en pasar 22 temporadas este año y se prepara para ser tercero absoluto para los juegos jugados: actualmente hay 1513, nueve de la actual "medalla de bronce" Dirk Nowitzki y 47 de la leyenda Kareem Abdul Jabbar, ante lo inalcanzable Robert Parish. Si bien adelantar a Dirk debería ser una cuestión de (poco) tiempo, Kareem parece estar fuera de su alcance, a menos que una calificación de ciencia ficción de los Hawks (luz trasera en el este) a los playoffs o un replanteamiento de Carter, quien en junio había declarado que esta sería su última temporada como profesional.

Parece que se ha ido, y ha pasado toda una vida desde ese borrador de 1998.

Veinticuatro de junio, Vancouver: la ciudad canadiense era entonces el hogar de los Grizzlies, una de las dos franquicias nacidas en el extranjero en 1995 (el otro, por supuesto, eran los Raptors). En General Motors Place, los mejores talentos esperaban su futuro cercano, y tenían talento: Antawn Jamison, Dirk Nowitzki, Paul Pierce y, por supuesto, Vince Carter. Fue un borrador para recordar, también porque en el número uno los Clippers usaron su selección para lo que legítimamente puede considerarse una de las peores primeras elecciones de la historia, Michael Olowokandi. La nuestra fue seleccionada por Golden State pero inmediatamente se vendió a Toronto por Jamison. El largo viaje del niño desde Daytona Beach, Florida, comenzó esa tarde de verano: Toronto, Nueva Jersey, Orlando, Phoenix, Dallas, Memphis, Sacramento, Atlanta: novato del año en el '99, temporadas de más de 25 puntos por juego, All Star Games (8, como ya se mencionó), 2259 triples marcados con el 37% de los logros, oro olímpico en 2000 y ve a ver la volcada contra Francia, cuando Weis "venció" 218 centímetros para aplastar la canasta … solo la volcada era, quién no sabe, el signo distintivo de Carter, tanto que Fox Sports lo coloca en el segundo lugar entre los mejores en este fundamental, detrás del solo Dominique Wilkins, "La película más destacada del ser humano", leyenda de los años 80.

El presente es, por supuesto, mucho menos glorioso.: en Atlanta, solo puedes jugar para divertirte, en un último carrusel para saludar a edificios y ciudades que durante más de veinte años han sido citas fijas como la Navidad para nosotros como abuela o vacaciones en la casa de Rapallo. El récord es en gran medida negativo, 8 victorias y 31 derrotas, lo peor en la liga y el equipo, muy joven (solo piense que solo tres jugadores en la lista, incluido Carter, cumplió 30 años), vive con el talento de Trae Young esperando por el tiempo mejor. Sin embargo, Vince, a pesar de los minutos reducidos y el hecho de que a su edad los colegas normalmente ya tienen años de práctica en golf y pesca en alta mar, ya ha mostrado destellos de la clase antigua: el 8 de diciembre lideró a su equipo en una de las raras victorias (contra los Hornets) colocando 17, con 3/6 más allá del arco y 7/11 en el tiroteo; el 17 del mismo mes, los Knicks lo vieron anotar 15 puntos y tres veces más fue doble.

En resumen, la próxima vez que, más de 40 años, posponga el paseo del domingo porque le duele, piense en Vince Carter …y salir a pedalear.